tz.acetonemagazine.org
New recipes

Cynthia Rowley Spring 2015: A Contemporary Take on '60s Mod That Even Twiggy Would Approve Of

Cynthia Rowley Spring 2015: A Contemporary Take on '60s Mod That Even Twiggy Would Approve Of



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


During NYFW this week Cynthia Rowley presented her Spring 2015 collection, a bright, mod-inspired lineup that was an easy transition from her Fall 2014 looks. Using similar materials, cuts and colors she played on the same ‘60s motifs and bold shades, though with arguably more success than last season. Her presentation today was bright and fun, filled with celebrities, press and style lovers that filed into the low-key space for a glimpse at her updated works. She created a collection that was feminine, flirty and sporty enough that it would look just as cool styled with heels as a pair of Birkenstocks, and the fashion set, as we know, loves a good pair of Birkenstocks.

The collection is far from the look of your traditional Mod Squad, but with bell-shaped frocks, collarless coats and mini-dresses that would have hung in Twiggy’s closet, it’s easy to see where influences come from. A lover of the ‘60s decade, Rowley pulls from it constantly, sometimes in more theatrical ways than others. Jumbo floral print and enlarged lace details sit on everything from plunging tops to maxi dresses. While these looks are great for a photo shoot they can be harder to pull off on city streets—but we are more than willing to try. Some of her standout pieces were the trapeze and mini dresses that perfectly blended the past and present for spring.

With a color palette that includes white, pastels, touches of black and pops of an orangey-red (a popular shade in her previous collection), this season is softer than the last; today pieces were shown in movement, left open and ultimately felt more wearable. By treating her ready-to-wear and active wear as separate entities instead of one indiscernible blob of a collection, she was able to maintain a beauty and softness that is hard to find in wetsuits and bike helmets. "It's about making fitness pretty instead of making pretty sporty," she told Style.com when asked why she chose to separate the line this season.

And she did indeed make them pretty. The collection, when seen up close has, an attention to detail one wouldn’t expect for mod looks that are more concerned with shape and silhouette. Crinkle-pattern prints, layered appliqués and added accoutrements such as bows, give the collection personality beyond that of on-trend style. Granted, the flare capris might be a hard look to pull off, but we’re already in love with the billowy trapeze dresses and lace up mules.


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


El dudoso zumbido del ZunZuneo

Foto: AP

Por Carlos Alberto Pérez, publicado en ¨El Toque¨

Hace alrededor de dos años un amigo me pidió publicar en mi blog un texto de su autoría donde entre duras críticas y reflexiones, defendía y casi convocaba a los lectores a suscribirse a un nuevo servicio de mensajería no estatal que por esos días estaba llegando a los celulares. Según su experiencia, a diario se recibían vía SMS variadas informaciones de farándula, curiosidades, deportes, etc, se permitía además la interacción entre usuarios, y para mayor tranquilidad el servicio era totalmente gratuito, motivo suficiente para no dudar y abrir el juego hacia esa novedosa red social en un país sin Internet y con las tarifas de servicios móviles más altas del continente. Me estaba presentando a ZunZuneo.

Fue así como conocí de esta red sus ¨regalías y bondades¨, y sin trasfondo político a simple vista, no dudé en publicar el texto que hasta el día de ayer, parecía no haber cobrado nunca su precio.

Precisamente ayer la agencia norteamericana AP dio a conocer escandalosos detalles sobre la verdadera historia de ZunZuneo, una red concebida para convertirse paulatinamente en una especie de ¨Twitter cubano¨ enviando y recibiendo mensajes a través de teléfonos móviles, que si bien en una primera etapa no tendrían contenido político para no alertar a las autoridades cubanas, la iniciativa estaba pensada y diseñada para ¨burlar el férreo control informativo y las restricciones al uso de la Internet que mantiene el gobierno de Cuba¨, pero más que nada, en su momento funcionaría como una potente arma movilizadora para organizar una ¨primavera cubana¨, lo que llevaría al consecuente desorden público y protestas masivas contra el gobierno comunista en la isla.

Pero el tiempo desmonta sus mentiras y como acto de consecuencia, pocas veces quedan círculos sin cerrar. Volver al punto de partida entonces no resulta ser tan fácil, pero si la verdad nos acompaña, se hace distinto el bregar.

¿Cómo saber entonces que una iniciativa tan atractiva, moderna y de sana apariencia, no es más que la punta de lanza de una guerra cibernética que estaba por venir? ¿Cómo imaginarnos víctimas de un plan secreto, meticulosamente planeado, y millonariamente financiado por el gobierno de Estados Unidos si la ¨solidaridad¨ es un acto de ¨buena voluntad¨?

A veces creemos que los mejores guiones de Hollywood sobre espionaje no son más que eso, historias de ficción creadas para la industria del entretenimiento, y que por su espectacularidad no forman parte de la vida cotidiana. Ahí es donde generalmente fallamos. Cierto es que tampoco se puede vivir con delirios de persecución, no obstante, la riqueza de la vida sigue demostrando que tomar precauciones nunca está de más.

ZunZuneo ha demostrado que mucho puede hacerse bajo fachadas de ¨libertad y solidaridad¨, así como que nada ha cambiado en más de medio siglo de guerra sucia y subversión de Washington hacia Cuba, solo el escenario de enfrentamiento, esta vez trasladado al moderno y atractivo ciberespacio.

¿Por qué los jóvenes, la Internet y las redes sociales?

Hace ya algunos años la tradicional disidencia en Cuba se ha visto afectada por un emergente grupo de jóvenes que ha pasado a ocupar el protagonismo. En un cable emitido desde la Sección de Intereses de Cuba al gobierno norteamericano, que posteriormente fuera desclasificado por Wikileaks, quedó claro que ya la vieja guardia de la disidencia en la isla ha perdido prestigio y credibilidad, por lo que las mayores atenciones y recursos se pondrían a disposición de jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

Así ha sucedido, y además de potenciar grandes figuras que responden a los intereses de la Casa Blanca desde la blogosfera y la red social Twitter, poco a poco se ha visto un sigiloso acercamiento hacia algunos jóvenes que desde sus bitácoras expresan de manera crítica sus más variados puntos de vista.

El hecho no es casual, como tampoco lo sucedido el año pasado en un encuentro informal de tuiteros reunidos en un parque de La Habana, donde se apareció sin previo aviso Mr. Conrad Tribble, Segundo Jefe Adjunto de la SINA en Cuba, y cuyo discurso versó precisamente en lograr un acercamiento e intercambiar criterios con la joven comunidad de blogueros y tuiteros allí presente.

Para lograr influir a la sociedad hoy día no hay mejor receta que la de Internet y las redes sociales. El ejemplo de la primavera árabe era el modelo deseado para imponer en Cuba a través de ZunZuneo, y así es como una simple red social, aparentemente amigable e inofensiva, se convertiría en el detonante del odio y la violencia colectiva.

La preocupación se ha hecho presente. Si el dudoso zumbido del ZunZuneo fue hace ya un par de años, ¿quién quita que en todo este tiempo no esté nuevamente la mano peluda detrás de alguno de los proyectos en los que hoy estamos involucrados?

Tu voto:

Share this:

Me gusta esto:

Relacionado


Watch the video: Styling Modern Clothes to fit 60s u0026 70s Fashion